El seguro de Decesos se ha transformado en un Multirriesgos familiar

Cerca de 21 millones de españoles tienen un seguro de Decesos, según el departamento de estudios del comparador iDecesos. El elevado precio que tiene un sepelio en España, con un coste medio que oscila entre los 3.200 euros y los 3.600 euros (en la provincia de Barcelona llega a los 6.441 euros, 9 veces el salario mínimo interprofesional) es el causante de que se opte por un seguro. Solo el ataúd puede costar más de 750 euros de media.

El seguro de Decesos ha estado dominado en España por 3 aseguradoras, que acaparan más del 60% del mercado, “formando prácticamente un oligopolio”, afirman en el comparador. “Es un seguro con una tradición muy arraigada y que en muchos de los casos ha sido perjudicial para el propio asegurado el no mirar otras compañías solventes y más económicas”, asegura el CEO de iDecesos, Carlos Romera.

No obstante, el desarrollo de este producto ha sido espectacular, hasta convertirse en un Multirriesgo familiar. Las compañías no se ciñen a cubrir únicamente el fallecimiento del asegurado, sino que añaden coberturas adicionales como asistencia en viajes, la repatriación del fallecido en caso de accidente, limpieza bucal gratuita por asegurado, descuentos hospitalarios preferentes, borrado de huella digital del fallecido, testamento online, y un largo etcétera. Todos estos servicios hacen que la demanda no deje de
crecer y que los clientes vean una usabilidad a lo largo de la vida de la póliza de Decesos.
“Muchas personas tienen la errónea idea de que todo lo pagado durante años de prima en sus seguros de Decesos, si cambian de aseguradora pierden todo lo aportado”, señalan en iDecesos. “Esta idea y argumento comercial de las aseguradoras más longevas en este producto ha provocado un sobrecoste para los clientes”, añaden.
“Cada edad tiene una prima más interesante y siempre existe la opción de cambiar cuando vaya a dar el salto en precio”, aconsejan en el comparador.